sum guardians
Últimos temas

La sangre llama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La sangre llama

Mensaje por Idris Dermotte el Dom 17 Sep 2017, 00:30

20 de Septiembre
Durante la mañana había sido despertada por un rugido… al parecer el volcán en Seges estaba activo después de mucho tiempo y la población estaba en riesgo. Transportes y refugios habían sido habilitados para llevar a las familias en Dgeia a un lugar más seguro, dando prioridad a las familias fundadoras, anunciando que a pesar de esto los cupos en refugios eran limitados y se esperaban importantes muertes en la población.
Esa mañana en el comedor y en todo el instituto reinaban las lágrimas, la preocupación pero sobre todo la angustia en incertidumbre de perderlo todo: bienes materiales y familias enteras; por mi parte la única familia que me quedaba estaba en Fences y era mi madre.
La ansiedad invadió mi cuerpo y de haber sabido que lo que había escrito meses atrás en mi estúpido diario acerca del “sueño” inquietante se cumpliría, hubiera acudido lo antes posible con un entrenador o una clarividente para tratar de evitar la destrucción que soñé. ¿Coincidencia o realidad? Realmente no importaba en especial por el hecho que no poseía habilidades de una sacerdotisa, motivo por el cual me hubieran tomado como loca o alarmista.
Si bien, las clases en el instituto no habían sido canceladas en afán de mantener calmada y controlada a la población estudiantil, yo decidí ausentarme de ellas, necesitaba un plan para no perder lo único valioso que poseía. Me encerré en mi habitación empacando cosas “esenciales” en una pequeña maleta que pudiera llevar al hombro y de no ser por la sacerdotisa que días anteriores me había dicho que era una debilucha además de que mi habilidad no era suficiente para una persona de mi edad, hubiera corrido sin dudas a ayudar a mi madre con mis propias manos… Pero todo era diferente y si la máquina tenía razón, era muy probable que mi madre y yo muriéramos en el intento. Poco importaba ya si era expulsada del instituto, tenía que ayudar a mi familia así tuviera que correr el riesgo de mi propia muerte.
Una vez que el sol se ocultó, salí de ahí cruzando a gran velocidad el patio llegando a escalar la barda principal del instituto; si bien no era tan buena con mi habilidad, tenía una destreza física muy buena gracias a los entrenamientos.
Guiada por la desesperación y un recuerdo de mi madre diciendo que su tiempo en el templo central le había enseñado que las sacerdotisas eran una fuerza básica y vital para Dgeia, decidí recurrir al templo central pensando que si ella tenía razón, seguro las sacerdotisas también tendrían prioridad al ser llevadas a un sitio seguro y con suerte podrían ayudarme.Subí al ferri más próximo y esperé con lágrimas en los ojos a llegar a tocar tierra, pensando en no desviarme del camino.
Al amanecer llegué al lugar pero estaba cerrado, no podía perder tiempo pues cada minuto transcurrido significaba un minuto menos que tendría a mi madre en la tierra. Sudada, cansada, con algunos golpes, las rodillas rapadas, desaliñada y con el gesto desencajado decidí abrir la puerta yo misma. Retrocediendo unos pasos y gracias a la ayuda de mis guantes que generaban chispas logré realizar un remolino de fuego con la suficiente fuerza para abrir la gran puerta;  y esperando que no hubiera lastimado a nadie me introduje al recinto escudriñando cada parte de él en busca de movimiento o un alma que me socorriera.
Gracias a los dioses, al fondo de un gran pasillo desierto logré discernir una sombra que se perdía en el espacio -¡Necesito ayuda!- grité casi sin aliento y cayendo de rodillas en el suelo por el gran esfuerzo físico que había realizado al correr hasta ahí.
Idris Dermotte
avatar
Mensajes : 83

PE : 39

http://gdeus.foro.pro/t671-idris-dermotte#8983
Fuego

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.